NEGOMBO – ANURADHAPURA: Mihintale

Nuestro primer contacto con la Historia y la cultura de este Gran País

Hoy realmente comienza nuestro viaje por Sri Lanka. Vamos a empezar por una de las capitales Imperiales de la Isla (Anuradhapura). El dueño del hotel Visal Homestay nos indica cómo llegar. Vamos sobre las 7 de la mañana a la estación de autobuses a coger nuestro primer bus del día. Y en la estación de autobuses nos vamos haciendo una idea de lo que nos espera en el viaje. Un lugar lleno de fotografía, un lugar super auténtico, con unos contrastes brutales con Occidente.

Como ir de Negombo a Anuradhapura

No hay buses directos desde Negombo, tal como nos indicó el dueño del hotel. Así que tienes que ir a Kurunegala y allí coger otro bus hasta Anuradhapura. El primer bus, sale con mucha frecuencia desde las 6 de la mañana, más o menos cada 15 minutos. El trayecto dura unas 2 horas y media y el precio es de 120 rupias por persona. Está constantemente parando para subir y bajar gente. Si no paró más de 100 veces, no paró ninguna. Algún tramo con excesiva gente montada en el bus. Pero no se le puede pedir más, por ese precio. Si quieres ir más cómodo, puedes coger un taxi, que te cobrará unos 50-60 €.

Los autobuses son bastante sencillos, por no decir antiguos y poco cómodos, sobre todo si lo comparas a los buses turísticos con aire acondicionado y muy nuevos. Pero a nosotros nos encanta viajar así.

Al llegar a Kurunegala , nos bajamos, buscamos el bus correspondiente, y nos montamos, ya que estaba a punto de marchar. Más suerte imposible, así que no tardamos ni 5 minutos, y ya estábamos rumbo a Anaradhapura. El trayecto dura unas dos horas, y hace menos paradas que el anterior.

Nos sorprende cuando subimos al bus ver una imagen religiosa cristiana. Nunca pensamos ver una imagen de la Virgen en este país, ya que es mayoritariamente Hinduista y Budista.

Las mochilas las ponemos junto al conductor, en una especie de plataforma pequeña para el equipaje. Menos mal que no había mucha gente con equipaje, porque sino, no se donde lo iban a colocar. En las curvas las mochilas incluso golpeaban al conductor. No es que fueran muy seguras, pero no había otro sitio donde colocarlas.

Sobre las 12:30 llegamos a nuestro hotel. El Hotel Rajarata Reach Resorts se encuentra muy cerca de la estación de buses. Incluso puedes ir andando. El hotel es familiar, y el trato es exquisito. Las habitaciones están muy bien, relucientes de limpias, y cuidadas. Una habitación por 20€ es un precio más que bueno, para un lugar como este. También el hotel te puede alquilar unas bicicletas para recorrer la Ciudad, aunque nosotros lo desechamos por la cantidad de tráfico que hay de autobuses. Y si quieres te consigue tuk-tuk de confianza por el mismo precio que lo consigues en la calle.

Salimos a dar una vuelta, y decidimos ver esta ciudad al día siguiente, y no verla con tanta prisa. Y hoy aprovechar para visitar Mihintale. Antes de ir hasta esta montaña sagrada, damos una vuelta por la ciudad, y decidimos ir sobre las 4 de la tarde a Mihintale.

La ciudad se encuentra en plena naturaleza, mezclada con los árboles típicos del país. Apenas damos una vuelta alrededor del hotel y nos encontramos con el auténtico Sri Lanka. Un país fascinante. Y el encanto que tiene los lugares viendo la vida cotidiana de sus gentes.

También vemos un lago en el medio de la ciudad. En algo menos de una hora estamos ya fascinados, y eso que lo bueno que tiene esta ciudad, lo reservábamos para el día siguiente.

Y por supuesto que no paramos de ver situaciones para nosotros chocantes. Como por ejemplo en una tienda de sofás, la exposición de los mismo, se encuentre en la calle. Las carreteras están llenas de polvo, con mucho tráfico, por lo que os podéis imaginar como se encuentran dichos sofás.

También, nos vamos fijando en los sitios de comida, para ir mentalizándonos cuando tengamos que comer. Y probamos nuestras primeras Samosas, una especie de empanadilla de forma triangular rellenas de vegetales o carne. Y nuestra primera experiencia culinaria en Sri Lanka la aprobamos con muy buena nota. Están deliciosas, y en todo el viaje las tendríamos en nuestra dieta.

Como visitar Mihintale

A las 4 de la tarde, nos viene a recoger el tuk-tuk con el que previamente habíamos quedado para visitar Mihintale. El precio oficial es de 2000 rupias, aunque a nosotros nos lo deja por 1800. Habíamos leído que se puede ir hasta allí cogiendo un bus en la carretera, y volviendo del mismo modo. Consideramos que no merece la pena, porque además de perder bastante tiempo en buscar el bus, el precio de 1800 rupias no nos parece excesivo.

El trayecto dura más o menos media hora y a medio camino nos para a ver un árbol Baniano o Higuera de Bengala, un árbol lleno de raíces que sirve para la meditación. Tanto Budistas como Hindúes lo consideran un árbol sagrado. De sus frutos se han obtenido medicinas contra la lepra y la diabetes.

Y llegamos a la montaña de Mihintale. Nuestro tuk-tuk nos espera abajo y quedamos en 2 horas, que es más o menos el tiempo que te va a llevar ver el complejo. Empiezas subiendo unas largas escaleras, que están repletas de monos, unos apacibles y otros no tanto, algunos llegan a encararse a la gente como si fueran perros rabiosos.

Arriba de las escaleras se encuentra la taquilla, en donde deberás sacar un ticket por 500 rupias.

Mihintale es un lugar muy sagrado en Sri Lanka. La historia de este lugar se remonta sobre el año 200 A.C. y aquí fue donde se introdujo el Budismo en Sri Lanka. Y es considerado como uno de los lugares más sagrados del país, ya que es la cuna del Budismo, así que es, casi obligatoria su visita, y a nosotros nos encantó.

El recinto comprende las ruinas de un hospital, un monasterio y alguna Estupa.

Seguimos subiendo, viendo más ruinas, y preciosos paisajes, y nos aparece la Gran Estupa Maha Saya. Aquí, empezamos a notar la espiritualidad del lugar.

Junto a la Gran Estupa Maha Saya, también podrás ver una pagoda antigua, que se supone que es la original.

Deberás entrar descalzo como en todos los lugares sagrados, pero en este lugar, es algo más incomodo que en otros, ya que el terrero tiene bastante arena gruesa y lo peor de todo son las subidas por las escaleras hechas directamente en la roca y descalzo no te vas a sentir cómodo. Las chicas, es conveniente que vayan de largo o con pareo y los chicos, había algunos que lo llevaban aunque no se lo decían a todo el mundo.

Llegamos a una esplanada donde se encuentra una adornada Pagoda. Desde aquí se puede apreciar la gran piedra Sagrada en una colina, y un gran Buda Blanco en lo alto de otra colina.

El impresionante Buda destaca en lo alto de la colina. Recuerda si te haces una foto con él, que nunca le podrás dar la espalda.

Por último subimos a la roca Aradhana Gala. El lugar donde Mahinda meditaba. Para subir tienes que hacer un poco de alpinismo. Hay una especie de pequeños peldaños y una barandilla para ayudarte a subir. Pero la dificultad se acentúa por ir descalzo y el ir y venir de la gente. Recuerda que es un lugar muy importante de peregrinación para los Budistas.

Pero cuando llegas arriba, tienes tu recompensa. Una espectacular vista panorámica del lugar, ya que desde aquí arriba puedes ver todo el recinto.

Vemos un bonito atardecer desde lo alto de la montaña, cargado de espiritualidad, que es lo que se respira en este lugar.

De vuelta a la ciudad se nos hace de noche asi que solo nos da tiempo a ir a cenar para ir probando los platos típicos de Sri Lanka. Nos metemos en el Fire and Spyce.

No sabemos muy bien que pretendemos, porque ya solo con ver el cartel del bar mete un poco de miedo, pero entramos a probar. Pedimos un Kottu mixto, una de las comidas más típicas del país. Nos dicen que no pica, y nosotros se lo creemos. Cuando lo probamos vemos que pica bastante. No sabemos qué significa para ellos que no pique. Después de unas cucharadas nos damos por vencidos, con la boca ardiendo, y dormida, y tenemos que abandonar el plato.

Nos conformamos con un arroz con vegetales y huevo. No empezamos bien con la gastronomía del país. De camino al hotel compramos bastante agua, para calmar el picor que nos ha dejado la cena.

Booking.com

No es el país más económico de Asia para volar, pero si buscas con antelación, puedes coger los billetes por algo más de 600 €, que no está nada mal.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Sri Lanka es la Rupia de Sri Lanka. Mil Rupias equivalen más o menos a 5 €.

El idioma oficial en Sri Lanka es el l cingalés y el tamil . Sin embargo existe un importante segmento de la población que habla Inglés, sobre todo las personas que trabajan en el sector turístico, y en la Capital.