Recomendaciones para visitar Lisboa

Consejos de viaje que debes tener en cuenta antes de viajar a Lisboa

Lisboa Card

La Lisboa Card es una tarjeta turística de transporte, entradas a atracciones turísticas y monumentos. La puedes comprar, entre otros sitios, en las oficinas de turismo de Lisboa. Y el precio varia según su duración, para adultos la tarjeta de 24 horas vale 20 €, para 48 horas vale 34 € y para 72 horas vale 42 €. Así que debes de tener claro lo que vas a visitar, para saber si te compensa comprarla o no.

Te recomendamos mirar que puedes visitar con ella, dado que no podrás amortizar la entrada a la mayoría de los sitios que incluye, ya sea porque no te interesan, por falta de tiempo o porque no estén incluidos.

Moverte a pie o en transporte publico

Moverte a pie por Lisboa o en transporte público (autobús o tranvía) mejor que en tu propio vehículo. Utilizar tu coche para moverte por el centro de Lisboa es una locura, debido a que no es fácil encontrar el camino correcto, debido a la complejidad del trazado de sus calles, de los atascos y del escaso aparcamiento dificilísimo de encontrar.

A esto hay que añadir que la gasolina en Lisboa es bastante cara, por lo que sin lugar a dudas te resultara mejor moverte ya sea en tranvía, en autobús o andando. 

Probar el bacalao

No dejes de probar el bacalao en todas sus variedades. El Bacalao es el principal protagonista de la gastronomía Portuguesa. Lo preparan de múltiples formas: asado, cocido, a la parrilla, desmigado, con nata, en ensalada … y todas ellas estarán deliciosas.

La mayor parte del Bacalao que se consume en Portugal es de Noruega e Islandia.

Booking.com

No subir al elevador de Santa Justa

No subir al elevador de Santa Justa. El elevador sube cada 15 minutos, por lo que siempre abra colas para subir. Es bastante caro, más de 5 € por persona y dura menos de 1 minuto en la subida. Y vas a llegar a una pasarela a la que podrías llegar andando y gratis. Si quieres subir hasta el mirador tendrás que pagar otra vez, 1,5 €, y las vistas al estar en el centro de la ciudad no son tan buenas como desde otros miradores.

No subir en los elevadores de Bica y Lavra

No montar en los elevadores de Bica y Lavra. Creemos que puedes disfrutar de estos elevadores sin tener que montar en ellos, ya que desde dentro las fotos que te van a salir no van a valer la pena, las fotos guapas son desde fuera y son caros para los pocos metros que te suben y el poco tiempo que duran. Nos parece poco atractivo el montarse en ellos.

Comer un pastelito de Belem en la Pasteleria de Belem

La Pastelería de Belem está situada en la rua de Belem 84 (al lado del Monasterio de los Jerónimos) cuya elaboración es artesanal y diaria. Cuya trayectoria se remonta al año 1837. Tiene una amplia y bonita cafetería decorada con azulejos portugueses, con aroma a canela y a nata. Están calientes y cremosos, lo que les hacen ser los mejores que puedes probar en Lisboa.

Ver los interiores de las Iglesias

Entra a ver los interiores de las Iglesias. Lisboa tiene muchas iglesias, por lo que a lo mejor no tienes intención de entrar en todas, aunque te lo recomendamos ya que son muy diferentes entre ellas, algunas de azulejos, otras de mármol, con preciosas capillas, con refinadas decoraciones, más ornamentadas, más austeras, pero todas ellas dignas de ver. Por fuera pueden pasar desapercibidas, pero por dentro son muy recomendables.

Comer una bifana en Beira Gare

Beira Gare es un bullicioso y concurrido restaurante en el que dicen que se sirven las mejores bifanas de Lisboa. Las bifanas constan de varios filetes de chuletas de cerdo que se marinan con ajo, vino y laurel, se asan a la parrilla y se meten en pan caliente. Y aunque el aspecto no es muy bueno, a primera vista, tenemos que decir que están buenas.

Visitar el Mercado de la Ribeira

Es un antiguo mercado mayorista reconvertido en minorista de productos alimenticios y lugar de ocio y restauración. Tiene cerca de 10.000 metros cuadrados de área cubierta, con un patio de comidas con mesas comunes, estilo cantina.

Encontrarás puestos con los mejores chefs, puestos de productos locales, hamburguesas, sándwiches, mariscos y helados.

Los puestos de bebidas están en el centro. Lo encontrarás enfrente de la estación de tren Cais do Sodré ( de donde salen los trenes para Cascais).

Es un espacio moderno, y muy acorde a estos tiempos. Aunque nosotros creemos que pierde un poco la identidad de las tascas del Centro de Lisboa, donde la cocina tradicional es la protagonista.

Ver un espectaculo de Fado

El Fado es la expresión más conocida de la música portuguesa. Se canta a capella o solo con una guitarra. Es patrimonio Inmaterial de la humanidad. Es un sentir que nace de lo más profundo del que lo canta, con un tono melancólico, nostálgico y a veces hasta trágico. Hay quien lo ve soso, con falta de ritmo y triste. Por lo que te recomendamos verlo para poder juzgar por ti mismo.

Probar la Cerveza Nacional

Portugal no es un país que tenga gran tradición cervecera. Aun así beber una cerveza disfrutando de los platos típicos de su gastronomía, o viendo en una puesta de sol en uno de sus múltiples miradores, es una costumbre que tienen al igual que otros países mediterráneos.

Las marcas de cerveza más conocidas del país con Sagres y Super Bock. La Sagres es de 1940 y la Super Bock es más antigua, de 1927 y aunque durante muchos años fue la más vendida, ahora tiene mayor proyección su rival : La Sagres.

Probar el Vino Portugues

Portugal es el decimo productor de vinos del mundo y el octavo exportador. Al ser un país de grandes contrastes, tienen gran variedad de vinos.

Portugal no es solamente vino de Porto (Oporto), también hay una amplia gama de fascinantes vinos blancos, rosados, tintos, moscatel, espumosos y sin olvidarnos del Vino de Madeira.

Por eso te animamos a descubrir y a disfrutar de sus vinos.

Probar el Licor portugués Ginja

La ginja es un licor dulce, de unos 20 grados, elaborado a partir de cerezas de ginja (guindas), aguardiente, azúcar y canela. Es típico de Lisboa, donde es prácticamente una tradición para los visitantes pasar por el conocido bar Ginjinha Espinheira -o simplemente A Ginjinha– en la Plaza de Santo Domingo.

Comer en una Tasca

Puede ser una tarea complicada, cuando visitas Lisboa, dado que cada vez hay más establecimientos faltos de autenticidad y dirigidos exclusivamente al turismo.

En ellas podrás disfrutar de una sencilla comida local a buen precio. Son lugares tradicionales y modestos, donde la comida es muy tradicional (de andar por casa). Lugares muy genuinos. 

Ir en tren a Cascais

Es el medio de transporte más recomendado, dado que el autobús tardará más tiempo y también será más caro. El trayecto en tren dura poco más de media hora y tiene un coste de unos 5 € ida y vuelta. Estos trenes salen cada 15 minutos y tendrás un bello recorrido por la Costa.

El mejor dia para hacer fotografias, es el domingo

El domingo es el mejor día para hacer fotografías a los tranvías, y a cualquier cosa, porque es el día que menos tráfico hay en Lisboa. Se nota muchísimo que el domingo al ser día festivo, no laborable, el tráfico baja a más de la mitad y si ya sales a primera hora de la mañana, bien prontito, encontrarás calles desiertas, ideales para hacer fotos sin coches y sin gente.

Llevar un calzado comodo

Callejear por Lisboa, perderse por sus calles, es una de las mejores formas de conocer la ciudad. Eso sí, debes saber que Lisboa está llena de calles en cuestas, empedradas (incluso algunas en mal estado), escaleras y calles estrechas, lo que hace muy atractiva, a la vez que agotadora, por lo que debes de llevar un calzado adecuado y cómodo para lograr aguantarlo.

A veces los precios estan sin impuestos

Tener cuidado ya que a veces los precios están sin impuestos (Iva). La tasa de este impuesto normal es el 23% y suele estar incluido en el precio de todo lo que quieras comprar, ropa, alojamiento, transporte … Sin embargo en algunos restaurantes puede que no esté incluido, y aunque la tasa en estos establecimientos es del 10%, te puedes llevar una sorpresa a la hora de pagar.

Ver anochecer en alguno de los miradores

Ver anochecer en alguno de los miradores tan bonitos que tiene Lisboa. Los miradores de Lisboa son una parte del encanto de la ciudad. Estos proporcionarán una hermosa vista panorámica de la ciudad, la cual tendrás a tus pies, y ver anochecer en alguno de ellos echando la última mirada a la ciudad, antes de que la noche caiga sobre ella, dejando solo su oscura silueta.

Tener cuidado con lo que pides para beber

Tener cuidado cuando estés comiendo con lo que pides para beber, ya que si no vas a pagar más de bebida que de comida.

No ir a Sintra en coche

Aparcar en Sintra es muy complicado, casi imposible, podrás aparcar en zona azul previo pago y coger autobuses turísticos para visitar sus lugares más importantes. O aparcar lejos y andar bastante hasta los autobuses. No hay señalización para llegar a los sitios turísticos y como preguntes te mandan al autobús turístico, no te darán indicaciones para llegar, por lo que te resultará muy difícil moverte por Sintra con tu coche. Y el GPS no dará con el camino correcto, hará que te pierdas y verás como otros vehículos con distintos dispositivos estarán tan perdidos como tú.

Visitar Cabo da Roca

Si puedes visita Cabo da Roca. Es un cabo salvaje, con grandes acantilados. El principal atractivo es el espectacular paisaje azotado por el viento, es una belleza realista de la naturaleza. También tiene un faro. Precioso entorno digno de ver.