QUITO: Otavalo, mercado Indígena, Cascada de Peguche

El Mercado Indígena más grande de Sudamérica

Entre el Jet Lag, y que aquí amanece super pronto, a las 6 de la mañana ya no aguantamos más y nos preparamos para salir. A las 6:30 bajamos a recepción, para preguntar a qué hora es el desayuno. Nos indican que es a partir de las 8:30, pero que nosotros no lo tenemos incluido. En nuestra reserva viene incluido el desayuno, pero como además no podemos esperar a esas horas, pasamos de discutir y nos vamos. Como dijimos el hotel está bastante bien, pero tiene detalles que no nos han gustado.

Encuentra los mejores precios en alojamientos en Quito

Hoy vamos a emplear el día para ir a Otavalo. Vamos a ir por nuestra cuenta en transporte local. Si no te quieres complicar puedes contratar un tour que venden en muchos sitios en Quito. Incluso en nuestro hotel también lo tienen, y en todos los sitios cobran lo mismo. El precio es de 50$ por persona. A nuestra opinión, nos parece bastante caro este tour. Nosotros no lo cogemos, ya no solo por el dinero, sino porque preferimos hacerlo en transporte local, y estar más en contacto con la gente.

Como ir al Mercado de Otavalo por tu cuenta

Para ir a Otavalo en autobús debes dirigirte a la terminal de Carcelén, que es de donde salen los autobuses para el norte. Para ello, cogemos el metrovía, y vamos a la parada de Alameda, que se encuentra relativamente cerca de nuestro hotel. Llegamos a la parada, y después de esperar un buen rato, el guarda de seguridad nos indica que el autobús que esperamos no va a llegar (no nos dijo porque), así que tenemos que coger otro y dar un pequeño rodeo. El autobús que íbamos a coger iba directo hasta Carcelén y el que tenemos que coger ahora va hasta El Labrador, y de allí coger otro hasta Carcelén. Con lo cual tardamos algo más de lo esperado. Cuando hemos salido del hotel no había un alma por la calle, pero al llegar a la parada, no sabemos de dónde a salido la gente, que los buses van a tope. Incluso para entrar al autobús ha sido tal la cantidad de aglomeración de gente, que hemos pensado que uno de nosotros se quedaba en tierra. Ya en la estación de Carcelén, preguntamos por el Bus de Otavalo, donde nos dirigimos. Hay mucha frecuencia de horarios, y el trayecto nos cuesta 3$ y tarda 2 horas aproximadamente. El recorrido discurre por carretera de montaña con muchas subidas y bajadas y sobre todo bastantes curvas. El bus está muy bien acondicionado, hasta tiene Televisión y Wifi.

Hemos aprovechado el sábado para ver el mercado indígena que aunque se realiza todos los días, el sábado es el día grande, con mayor número de gente y puestos. Cuando bajamos del autobús preguntamos por la plaza de los Ponchos, que es donde se coloca el mercado. Está a unas pocas calles de la estación. Está lleno de puestos de todo tipo. Ropa, puestos de comida, artesanías, tejidos, etc.

Además de la plaza, muchas de las calles cercanas también se llenan de puestos. Hay muchísima gente, por todas las calles, está muy animado, y con muchas mujeres con los típicos trajes de la zona.

El Mercado de Otavalo es el mercado indígena más grande e importante de Sudamérica. Su historia se remonta a la época colonial, cuando las tierras de alrededor de Quito se otorgó a varias personas, entre ellas a Rodrigo de Salazar que tenía la concesión en Otavalo. Estableció un taller de tejido, utilizando a los indios Otavaleños, ya hábiles tejedores, como mano de obra. A lo largo de los años, con nuevas técnicas e instrumentos importados de España, los tejedores de Otavalo suministraron la mayoría de los textiles utilizados en toda Sudamérica.

Los Otavaleños usan ropa distintivas del resto de Ecuador. Blusas bordadas, collares y faldas para mujeres, mientras que los hombres usan su pelo largo con trenzas y pantalones blancos, ponchos y sandalias.

Los hombres usan la trenza como símbolo de identidad. Para ellos es de mucha importancia esta particularidad ancestral, ya que (según las creencias), significa energía y vitalidad. Si se cortan el cabello, perderían la vitalidad, la energía y vivirían en la amargura y soledad. Así que sería una de las peores cosas que se les puede hacer a los hombres, cortándoles la coleta se les deshonraría. Si ves a alguno sin coleta es porque acaba de salir de la cárcel. En las cárceles ecuatorianas tampoco se les permite el pelo largo.

En este mercado te sientes como si verdaderamemnte estuvieras en la tierra de los Inkas. El mercado tenía una gran variedad de productos, desde verduras frescas y cereales, hasta artesanías indígenas como máscaras, joyas, ropa y textiles.

LLegamos hasta el Parque Simón Bolivar, que es donde practicamente terminan los puestos. Esta plaza es lugar de reunión de los habitantes de Otavalo. Desde este parque se pueden ver edificios como el Edificio Municipal (un vistoso edificio Colonial), o la Iglesia de San Luis.

En el centro del parque hay un enorme monumento de la cabeza del General Rumiñahui. Fue un guerrero Inca que lideró la resistencia contra las tropas españolas después de que éstas secuestraran y mataran a Atahualpa. Los españoles le torturaron cruelmente para que confesara la localización del tesoro de Atahualpa, pero nunca lo hizo. Murió en enero de 1535. En la placa se puede leer “Símbolo y patrimonio intangible de los pueblos indigenas – Pueblo Kichwa”

En el Mercado también puedes aprovechar a comer. No tienes mucha variedad de comida, pero aquí te vas a meter de lleno, en la gastronomía de Ecuador. Y te aseguramos que está buenísimo un buen plato de chancho con patatas.

Volvimos hasta la estación de autobuses sobre las 13:30 y como todavía es pronto para volver a Quito, decidimos ir a ver la cascada de Peguche. Para ello cogimos un bus enfrente de la estación, que sube hasta el pueblo de Peguche, y te deja antes de llegar, en un cruce por dónde vas a la cascada. El trayecto dura 15 minutos y te cuesta 0,30$. El bus va lleno de mujeres con trajes típicos que han bajado a Otavalo al mercado. Desde donde te deja el bus, tienes que andar un poquito hasta la cascada.

Booking.com

Cuando accedes por la entrada encontrarás varias sendas. Los senderos se dividen en varios caminitos para distintos sitios. Puedes ir a un puente colgante, bañarte en unas termas, o incluso tienen un área de acampada. Todo en mitad de la naturaleza, en un paraje muy bonito.

Para llegar a la cascada tardas unos 10 minutos, a través del bosque de eucaliptos. El recinto está lleno de senderos donde puedes ir a unas piscinas naturales, una zona para acampar en mitad de la naturaleza, o hacia un puente colgante.

Cuando llegas a la cascada, tienes varios miradores, aunque donde mejor la verás es en el primero, en mitad de un puente de madera. Los demás te acercas por los laterales de la cascada, y al estar tan cerca de ella, te mojas entero, y casi no puedes ni hacer fotografías. La cascada tiene una caída de unos 30 metros de altura, y un ancho de unos 6 metros.

No solo la cascada es el atractivo, sino que tiene un entorno rodeado de naturaleza que lo hace muy recomendable. Durante el solsticio de verano, los habitantes de las comunidades cercanas acuden en la noche a darse un baño ritual en las aguas de la cascada, esta ceremonia los preparara espiritualmente para el nuevo ciclo que se inicia, tanto en sus campos como en sus propias vidas. Este ritual da inicio a una serie de celebraciones que se prolongan por unos días y que son el reflejo del enorme respeto que esta gente guarda hacia la naturaleza.

Volvimos a coger el bus al otro lado de la carretera donde nos dejó, y nos lleva de vuelta a la estación de Otavalo. Cogemos el bus a Quito a las 14:30, para llegar en dos horas de nuevo a la terminal de Carcelén.

Junto a este precioso grafiti, te para el bus que te lleva a la cascada, y también para el bus que te lleva a Otavalo

Ya en la terminal de Carcelen, preguntamos los horarios para el día siguiente a Nueva Loja, nuestro siguiente destino. Nos dicen que hay a las 14:00, a las 21:00 y a las 22:00. Tarda unas 7 horas, así que pensamos que los de la noche iban a llegar demasiado temprano a Nueva Loja, y que no íbamos a saber que hacer a las 4 de la mañana. Así que decidimos coger ya el billete para Nueva Loja para las 14:00 horas del siguiente día. Montamos en el bus que nos devuelve al centro histórico, al que llegamos sobre las 18:00. Buscamos algún sitio para cenar, y no nos queremos entretener mucho ya que todo el mundo nos comenta que cuando la cae la noche, es algo peligroso el centro histórico. Vamos a unos cuantos restaurantes que habíamos visto el día anterior, y ya están cerrando, y al final nos metemos en uno que está al lado del hotel. No comemos tan bien como el día anterior, pero por lo menos quitamos el hambre.

IMPORTANTE: El mercado del Otavalo es una visita imprescindible en tu viaje a Ecuador. Si puedes encajarlo en sábado, mejor, ya que es el día más animado.

Los vuelos a Ecuador desde España los puedes encontrar sobre los 600 €. Muchos de ellos pasan por Estados Unidos, algo que no recomendamos nunca ya que además de pagar (porque vas a tener que sacar el ESTA), te van a volver loco con tanto controles que hay. Si buscas puedes encontrar incluso directos muy económicos. Nosotros volamos directos a Quito, y para la vuelta lo hicimos desde Guayaquil también directo, y nos ahorramos volver subir hasta Quito.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Ecuador es el Dólar Estadounidense. En el año 2000, Ecuador completó su proceso de dolarización; el Sucre (moneda oficial hasta el momento) fue eliminado, y la moneda del país fue legalmente cambiada por el dólar norteamericano.

El idioma oficial en Ecuador es el castellano. Sin embargo en las zonas rurales o en la parte del Amazonas existen poblaciones donde se hablan lenguas indígenas, como el quichua. Aunque cada vez queda menos población que conserve estos idiomas.

Publicaciones relacionadas

Deje su comentario