OMETEPE: Volcán Concepción

Subiendo al majestuoso Volcán Concepción

La isla de Ometepe, se encuentra en Nicaragua, dentro del lago Cocibolca o Gran Lago de Nicaragua. Única isla en el mundo con dos volcanes en medio de un lago de agua dulce. Una maravilla natural, de exuberante naturaleza, rica en historia. Compuesta por dos imponentes volcanes, el Concepción (1,610 m.s.n.m) y Maderas (1,394 m.s.n.m.).

A  las 8 de la mañana quedamos con el guía para subir al Volcán Concepción.

El Volcán Concepción se aproxima a ser un cono perfecto; es el volcán más grande en Ometepe, con una altura de 1,610 metros. Está todavía activo, el humo sale de su cráter y hay otras fumarolas también en la ladera.

La excursión en Travel Little Nataly nos costó 15 dólares, más 3 de la entrada al Volcán, más cien córdobas del transporte hasta la entrada. El Volcán está a 1610 metros. La subida es de dificultad muy alta, pero la experiencia es tremenda. Los 1000 primeros metros subes por un bosque selvático, de no mucha dificultad, pero con tanta humedad comenzarás con el cansancio. Hay carteles explicando las consecuencias del volcán y sus erupciones con la vegetación que hay.

Te vas encontrando todo tipo de plantas y algún que otro animal.

En los 1000 metros se encuentra un mirador con unas vistas increíbles. Aquí se hace una parada para comer algo, descansar 15 minutos y reponer fuerzas para la subida difícil.

Desde aquí se puede ver la cima que parece que se encuentra cerca, pero se hace eterno. Vas a tardar unas horas en llegar a ella, y con una gran dureza.

Y a partir de aquí comienza lo difícil. Primero con una fuerte subida, y a partir de los 1300, terreno rocoso, que tienes que escalar, luego ceniza, que te resbalas y también tramos con mucha piedra, todo ello acompañado de fuerte subida, con mucha pendiente. Pero a medida que se hace más dura la subida, más vistas espectaculares tienes del lago.

Antes de llegar a la cima en cuestión de segundos, se cubrió de nubes, y bajo un montón la temperatura. Por ello es recomendable llevar algo de abrigo. Nosotros tuvimos la suerte que igual que vinieron las nubes se fueron también en cuestión de minutos.

Puedes ver desde lo alto, los caminos de lava que se han producido por las erupciones que ha tenido.

Y para rematar, el último tramo es el más duro. Para recorrer 100 metros se te hace eterno. Las piernas te flaquean, pero no puedes quedarte sin llegar a la cima, después de todo y tan cerca que la tienes.

Pero la llegada al cráter, es espectacular. El borde del cráter es un cono de ceniza, que por dentro ves salir humo, que a veces se hace irrespirable el aire. Nos sorprendió mucho que está lleno de insectos de colores, cuando uno piensa que allí arriba no hay vida.

Puedes caminar por el borde del cráter, si te atreves. Aunque parezca fácil, ves de un lado el precipicio de 1600 metros y del otro el fondo del cráter. Piensas, si me tengo que caer ¿dónde será mejor caer?.

Llegar a la cima es un subidón de adrenalina tremendo. Un estado de satisfación por lo conseguido difícil de describir. Y aunque piensas que se termino el esfuerzo, la relajación dura poco. En seguida tienes que bajar, ya que ni es muy recomendado estar mucho tiempo arriba por el humo que respiras, y bajar rápido para que no te pille la noche. Así que otro palizón para llegar hasta abajo. No se que es más duro la subida o la bajada.

Una experiencia inolvidable, a la vez que muy dura. Si tiene suerte, y está el cielo despejado de nubes tendrás una magnífica vista de toda Ometepe, el Lago de Nicaragua y la tierra firme. De la misma manera, las vistas cuando se desciende son impresionantes.

Tienes que llevar mucha agua, sobre 2 – 3 litros, y no es exagerado y algo de comer, ya que son muchas horas en continuo esfuerzo y con mucha humedad. Es recomendable llevar una chaqueta, ya que el tiempo es cambiante sobre todo en la cima, y se puede nublar en dos minutos y refrescar por la altura, e incluso ponerse a llover. Y por supuesto, y no recomendación sino obligación de subir con un guía.

Nosotros tardamos unas 10 horas en subir y bajar. Prácticamente sin descanso. Pero merece la pena si estás en forma y quieres estar unos días con agujetas.

Si no te atreves o no estas en buen estado de forma, tienes la posibilidad de ascender al Volcán Maderas, cuya dificultad es bastante menor, pero también vas a disfrutar del entorno de la Isla, y ver unas buenas vistas del Volcán Concepción.

La entrada a Nicaragua se suele hacer por su capital Managua.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Nicaragua es el Córdoba. Cien Córdabas equivale más o menos a 0,60 €.

En Nicaragua el idioma oficial es el castellano. Pero en las zonas turística es frecuente que la gente hable inglés.

Publicaciones relacionadas

Leave A Comment