MADRID – TEL AVIV – JERUSALEN

Nuestro viaje comienza con un vuelo con la compañía Pegasus. La hora de salida desde el aeropuerto de Madrid son las 14:15 horas. El vuelo hace escala en Estambul (Turquía). Tenemos dos horas para hacer la escala, que es el tiempo mínimo recomendable para realizar una escala. Aunque en la mayoría de los casos en menos de una hora se hace. Pero para no andar a carreras o con sustos es mejor que haya dos horas.

Pues nuestro viaje comienza con un primer contratiempo, y es que nuestro avión se retrasa una hora y diez minutos, con lo cual tendremos solo 50 minutos como mucho para coger nuestro avión a Tel Aviv. Además lo tenemos que hacer en un aeropuerto que no conocemos, y eso te hace perder algo de tiempo.

La compañía Pegasus, que es la primera vez que volamos con ella, sin querer criticarla en exceso, no es la mejor compañía con la que hemos volado. El trayecto hasta Estambul es de cuatro horas y media. Es verdad que no es un trayecto excesivamente largo, pero el avión no tiene ningún tipo de pantallas para entretenerse, que ya las incorporan la mayoría de las compañías. Durante el viaje no te dan ninguna bebida ni comida. Y si a esto añadimos el retraso que puede ser que no sea su culpa, pues no guardamos un buen recuerdo. Pero el precio del billete creo que lo compensa.

Encuentra los mejores precios en vuelos a Israel

Nuestra sorpresa cuando llegamos a Estambul es que el avión ha tardado casi una hora menos, es decir salimos con una hora de retraso y llegamos casi a la hora prevista. El aeropuerto de Estambul es bastante pequeño y muy rápido de hacer el transfer. Así que de momento nos sale todo como planeamos. Sobre las 12 de la noche llegamos a Tel Aviv. Algo nerviosos con todo lo que habíamos leído sobre el control policial de entrada. Nos toca una chica policía y nos pregunta que si sabemos inglés, y la contestamos que poco. Y nos dice que sabe un poco español. Nos hace las preguntas de rigor: motivo del viaje, cuantos días, que vamos a visitar y nos pide la reserva del primer hotel. Y en menos de 5 minutos hemos pasado el control. Supongo que esto es como todo, depende la suerte que tengas así será tu historia. Salimos de la terminal 3 y tenemos que subir a la segunda planta que es donde salen los autobuses públicos. La parada se encuentra en el medio de la carretera. Nosotros vamos directamente a Jerusalén.  A la 1 en punto llega nuestro bus, el cual nos cobra 16 Shéquel. En menos de una hora estábamos en Jerusalén. El bus te deja en la estación de autobuses. Cogimos un taxi hasta el hotel The Post Hotel. Desde la estación de autobuses se puede coger el tranvía que llega hasta la Puerta de Jaffa, que es por donde se encuentra la mayoría de los hoteles. Nosotros no lo pudimos coger ya que a esas horas no circula. La dirección del hotel en todos los sitios apararece como Yafo. Sin embargo la entrada se encuentra en la calle Koresh. Y está en la planta 3. El hotel está muy bien. Tiene todas las comodidades que se le puede pedir a un hotel. Limpieza, amplias habitaciones, y el personal muy amable. El precio no es que sea muy económico, pero tienes que partir de la base que en Israel los hoteles son bastante caros. Llegamos tan cansados que solo queremos dormir.

Encuentra los mejores precios en alojamientos en Jerusalén

El vuelo tanto si vuelas a Tel Aviv (Israel) o Amman (Jordania) lo puedes encontrar con antelación sobre 300€. Si tienes suerte lo encontrarás directo, pero si no lo más habitual es hacer escala en Turquía.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Israel es el Séquel. Un séquel equivale más o menos a 0,24 €.

La moneda oficial en Jordania es el Dinar jordano. Un dinar equivale más o menos a 1,15 €.

En Israel el idioma oficial es el hebreo y el árabe.

En Jordania el idioma oficial es el árabe.

Aunque en ambos países el inglés es un idioma muy hablado, con el que podrás moverte con facilidad.

Me sorprendió en Israel la cantidad de Judíos que hablan el castellano, debido a la amplia comunidad sefardí que todavía conserva el idioma.

Este artículo forma parte de nuestro viaje por Israel y Jordania

Publicaciones relacionadas

Deje su comentario