LA MONTAÑITA – GUAYAQUIL

Despidiéndonos del Paraíso ecuatoriano

Nos despertamos con ganas de disfrutar lo poco que nos queda en este paraíso. Además nos levantamos muy activos, y decidimos salir a correr por la extensa playa de La Montañita. Estamos cerca de una hora corriendo por la orilla de la playa. No hace mucho calor, ni tampoco mucha humedad como lo normal en sitios de playa. Al regresar al hotel, nos quitamos las zapatillas, y a darnos el último chapuzón, con estas aguas revueltas del Pacífico.

Y es que este lugar es una de las mecas del surf, y hay muchos surfistas, así como escuelas de surf. El baño es divertido, pero tienes que tener precaución. Porque las olas no son muy altas, pero si son continuas. La primera te envuelve, y después de pasar la resaca te arrastra hacia dentro. Luego viene otra que te vuelve a envolver, y vuelta a empezar. Después del ejercicio, un baño te sienta fenomenal.

Nos vamos a desayunar. Desayunamos en el Hotel Kundalini, donde estamos hospedados, y es espectacular. Es muy variado, y lo que te preparan está exquisito. Nosotros no somos muy críticos con los hoteles, ya que nos conformamos con poco. Pero este supera enormemente nuestras expectativas. Y creemos que lo que hemos pagado, ha sido, porque es temporada baja, y reservado con un par de meses de antelación. Es más que una recomendación, lo que hacemos de este hotel.

Y con pena preparamos el equipaje para irnos a Guayaquil, nuestro último destino de nuestro viaje a Ecuador. A la 1 del mediodía cogemos el bus. Los horarios a Guayaquil son muy extensos, hay un bus cada hora aproximadamente, desde muy temprano hasta las 7 de la tarde.

En tres horas estamos en Guayaquil. La ciudad más grande y más poblada de Ecuador. Es considerada como la Capital económica de Ecuador.

Cogemos un bus para el centro. Nuestra intención era haber cogido el metrovía, pero nos montamos en otro que también nos dice el conductor que nos deja cerca del hotel. Hay un tráfico exagerado y tardamos más de una hora en llegar. Si hubiéramos cogido el metrovía seguro que hubiera sido menos tiempo, ya que disponen de carriles solo para ellos. Llegamos al Hotel Atlantics Suites, y hacemos el check-in. Le preguntamos al chico que si es segura la zona. Nos dice que es transitable, pero que hay que tener cuidado. El hotel es sencillo, pero la habitación es amplia, con aire acondicionado y un pequeño frigo, aunque un poco antigua, pero nos pareció mejor de lo que habíamos visto en internet. Lo único que el baño, un poco abandonado, y no funciona muy bien el agua caliente.

Pero los hoteles que miramos en Guayaquil, eran parecidos, o si no, los demás hoteles son bastante caros.

El chico del hotel nos indica por donde se va al Malecón y vamos a dar una vuelta al atardecer. Un poco intranquilos, ya que no hay un alma por la calle. Es posible que sea porque es sábado por la tarde. Y habíamos leído también que Guayaquil es algo peligroso. También el chico del hotel nos había indicado que no es una ciudad peligrosa, en la zona donde estamos, pero hay que andar con precaución. Así que esta tarde salimos sin cámara de fotos, para tomarlo como toma de contacto, y así poder comprobar si nos parece tan peligrosa la ciudad.

Encuentra los mejores precios en vuelos a Ecuador

Los vuelos a Ecuador desde España los puedes encontrar sobre los 600 €. Muchos de ellos pasan por Estados Unidos, algo que no recomendamos nunca ya que además de pagar (porque vas a tener que sacar el ESTA), te van a volver loco con tanto controles que hay. Si buscas puedes encontrar incluso directos muy económicos. Nosotros volamos directos a Quito, y para la vuelta lo hicimos desde Guayaquil también directo, y nos ahorramos volver subir hasta Quito.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Ecuador es el Dólar Estadounidense. En el año 2000, Ecuador completó su proceso de dolarización; el Sucre (moneda oficial hasta el momento) fue eliminado, y la moneda del país fue legalmente cambiada por el dólar norteamericano.

El idioma oficial en Ecuador es el castellano. Sin embargo en las zonas rurales o en la parte del Amazonas existen poblaciones donde se hablan lenguas indígenas, como el quichua. Aunque cada vez queda menos población que conserve estos idiomas.