JERUSALEN – WADI RUM

Viviendo como un Beduino en el desierto.

Hoy nos vamos a Jordania, así que nos espera un viaje algo largo. Para ello nos levantamos a las 6 de la mañana, quedándonos sin poder desayunar en el hotel. A las 6:30 ya estamos montados en el tranvía, que nos deja en 10 minutos en la estación de autobuses. Había más gente de lo que pensamos por la calle, y resulta que es su nuevo año, y todavía hay bastante gente de fiesta. Llegamos a la estación y tardamos un poco en coger el autobús, ya que hay varios autobuses del 444, y nos mandan de un lado a otro. El trayecto dura algo menos de 5 horas, pero a la entrada de Eilat suele haber tráfico y no lo harás en menos de 5 horas. El bus hace una parada a medio camino en un área de servicio lleno de autobuses de la empresa de Israel. Todo el paisaje es árido, medio desértico, que parece un paisaje lunar.

Este bus también es el que debes coger si vas al Mar Muerto o a Masada. Ambos tienen sus respectivas paradas. Hasta Masada se tarda 1,20 horas. Y al Mar Muerto hora y media.

La parada del Mar Muerto es la siguiente a Masada y lo verás porque hay unos hoteles con grandes edificios en medio de la nada a orillas del Mar. Los podrás ver de lejos.

Llegamos a Eilat, donde se nota una Ciudad bastante turística típica de playa, y es que es la parte del Mar Rojo que baña Israel. Nosotros decidimos continuar con nuestro viaje cruzando la frontera a Jordania. Tomamos un taxi justo al salir de la estación. El taxi nos cuesta 40 Shéquel, pero dependerá del tráfico que haya en ese momento.

El taxi te deja justo en la verja de salida del País. Según entras a mano derecha están las ventanillas para pagar la taxa de salida. El pago es de 102 Shéquel. Te dan un papel para justificar el pago que deberás entregar más adelante. La siguiente ventanilla es el control de pasaporte. Deberás entregar el pasaporte, y te dan un papel igual que el visado de entrada pero de salida. A nosotros no nos preguntaron nada, pero supongo que sea depende quien te toque. Y luego entras por una puerta que pone Duty Free, pasas la tienda, y al salir hay un control donde te escanean el visado de salida y entregas el justificante del pago de las taxas. Y has acabado los trámites de Israel. Sales a una carretera que tiene unos 100 metros en tierra de nadie. A los 100 metros ya entras en Jordania y empiezas los trámites. Habíamos leído mucho de los trámites tanto de entrada como de salida de Israel, y nuestra experiencia fue todo más rápido y fácil de lo que esperábamos. Sin embargo nadie menciona la caótica entrada de Jordania, al menos en nuestra experiencia. Según entras, hay una persona entregando papeles para rellenar. Una vez rellenado se lo devuelves. Te manda ponerte en la siguiente fila, pero debes estar atento, porque la misma persona cuando hayan sellado la hoja te la devuelve y tienes que ir a recogerla (para ello, te avisa a voces). Hay una cola grande donde se pone todo el mundo, pero nos pregunta un policía que si tenemos la Jordan Pass y cuando le decimos que si nos mete para una oficina. Allí estamos 10 minutos mientras nos valida la Jordan Pass. Nos ponen unos sellos en el pasaporte, y nos dicen que ya está. Nosotros entendemos que ya está todo, y adelantamos la cola que había y al salir por la verja en el control de policía nos dicen que nos falta el sello, y debemos volver a ponerlo. Volvemos a la cola que había bastante gente y por fin nos ponen el sello. Pero nos dicen que como tenemos el Jordan Pass que el papel que hemos rellenado lo tenemos que volver a entregar en la primera ventanilla. Lo que no sabemos si lo teníamos que haber rellenado o no. Así que es un caos de frontera, sin que nadie te diga lo que tienes que hacer. Y muy mal organizado. Nosotros tardamos como una hora en hacer todos los trámites. Eso sí, todos los policías que nos atendían, vacilando con nosotros. Que si Madrid o Barsa, que si Mesi o Cristiano. Alguno hasta nos enseño una foto de sus hijos con los trajes del Madrid.

Por fin salimos y para llegar a Agaba hay que coger un taxi. Hay una persona encargada de todos los taxis, y negocias con él, así que no tienes mucho margen de negociación. Si lo quieres bien y si no también. Nos piden 15 dinares por llevarnos a Agaba. Pero nosotros de Agaba queremos ir a Wadi Rum, así que preguntamos cuanto nos costaría ir a Wadi Rum, y nos dice 45 dinares. Nos parece todo muy alto los precios, pero ya íbamos con esa idea. Intentamos negociar un poco y logramos que nos lo dejara en 35 dinares. Nos lleva hasta el vehículo y nos ponemos rumbo Wadi Rum. En hora y media estábamos en el Centro de visitantes de Wadi Rum. En el trayecto el chofer nos dice que nos puede arreglar una noche en el desierto con un tour en jeep privado de tres horas y ver la puesta de sol, con cena y desayuno incluido por 90 dinares. Aunque en realidad son 80 ya que no pagamos los 10 de la entrada al Parque por tener la Jordan Pass. Aceptamos ya que nos parece un buen precio por lo que habíamos visto antes. También se ofrece a llevarnos al día siguiente a Petra por 35 dinares. Aunque los precios son algo elevados y podíamos intentar tomar el autobús, habíamos leído que había pocos autobuses y también aceptamos a que nos llevara a Petra al día siguiente.

En el pueblo de Wadi Rum nos recoge un beduino, que es con el que vamos a hacer el tour por el desierto en un Pick Up. Nos dice que compremos dos botellas de agua cada uno, porque en el  desierto no va a haber, aunque yo creo que es demasiado agua. Nos vamos y hacemos una parada para tomar un té beduino y ver unos camellos y empezar nuestro tour. El desierto es espectacular, con sus preciosas montañas, con formas increíbles, y extensos caminos de arena. Y es que nos encontramos en el desierto que enamoró a Lawrence de Arabia.

Luego nos paró en una montaña, la cual se subía por una duna. Nos descalzamos y subimos a contemplar una magnífica vista del desierto.

La siguiente parada fué un desfiladero con unas inscripciones de hace 2000 años antes de Cristo. Para terminar nos lleva a unas rocas donde subimos en una especie de puente, y el guía nos hace las fotos desde abajo. Para subir no tiene mucha dificultad, sino tienes vértigo, pero bajar es un poco más complicado.

Y ya nos lleva al campamento a instalarnos y quedamos con él para ir a ver la puesta de sol en una hora. El campamento se llama Moom Desert, y está bastante bien teniendo en cuenta donde te encuentras.

Habitación del Campamento

Encuentra los mejores precios en alojamientos en Wadi Rum

Nos lleva a ver la puesta de sol, en la inmensidad del desierto. Las puestas de sol son una pasada, ya que no hay ninguna nube, y se ven muy bien. Volvimos al campamento y estuvimos un rato por allí esperando la hora de la cena. La cena consiste en comida típica beduina, y se deja comer. Después de la  cena estuvimos haciendo fotos a las estrellas, ya que lucen de manera más intensa que en las ciudades.

El vuelo tanto si vuelas a Tel Aviv (Israel) o Amman (Jordania) lo puedes encontrar con antelación sobre 300€. Si tienes suerte lo encontrarás directo, pero si no lo más habitual es hacer escala en Turquía.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Israel es el Séquel. Un séquel equivale más o menos a 0,24 €.

La moneda oficial en Jordania es el Dinar jordano. Un dinar equivale más o menos a 1,15 €.

En Israel el idioma oficial es el hebreo y el árabe.

En Jordania el idioma oficial es el árabe.

Aunque en ambos países el inglés es un idioma muy hablado, con el que podrás moverte con facilidad.

Me sorprendió en Israel la cantidad de Judíos que hablan el castellano, debido a la amplia comunidad sefardí que todavía conserva el idioma.

Este artículo forma parte de nuestro viaje por Israel y Jordania

Publicaciones relacionadas

Deje su comentario