JERUSALEN: Ciudad Vieja, Belén, Mea Shearin

Jerusalén, la Ciudad Santa de las tres religioenes.

Nos levantamos a las 7 de la mañana, ya que queremos estar lo antes posible en la Explanada de las Mezquitas, y a las 7:30 empieza el desayuno en nuestro Hostel. Así que desayunamos rápido y nos ponemos rumbo a la explanada. El horario para visitar las Mezquitas es muy variable y cuando estuvimos nosotros solo abrían de 8:30 a las 10:30. Así que las colas eran largas desde bien temprano. Nosotros llegamos sobre las 8:10 y ya había bastante gente. Abrieron algo antes de las 8:30 y la gente iba pasando bastante rápido. Cuando llegamos al control, nos revisan la mochila y nos quitan el trípode de la cámara (no se que verían de peligroso en él). Les decimos que luego, cómo lo recogemos y nos dicen que a la salida llamemos a una ventana, y nos lo dan. Yo ya temía que me había quedado sin él. Entramos y  el Cúpula de la Roca es espectacular, y aunque había mucha gente, es tan grande que puedes hacer fotos sin que te estorben.

Para salir hay varias puertas de salida. Nosotros decidimos salir a la del muro para ir a recoger el trípode, y efectivamente, llamamos a una ventana insistentemente y salió una chica con nuestro trípode.

Luego nos dispusimos a ir a visitar Belén. Para ello puedes coger un autobús según sales de la puerta de Damasco, justo enfrente. Nosotros cogimos el número 231, que se encuentra en el andén 21. Debe haber otros buses que te paran en el Check Point, pero este va directo y nos paró cerca de la estación, en el centro de Belén. El billete nos costó 6,80 Shéquel. Y el trayecto dura algo más de media hora.

Subimos hasta arriba de la ciudad en dirección a la Basílica de la Natividad, y puedes ir andando sin problemas. Está Basílica se encuentra en el lugar donde nació Cristo, y es uno de los lugares más visitados. Cuando la visitamos estaban en remodelación y se encontraba un poco deslucida.

Cerca de ella se encuentra la Gruta de la leche que es una pequeña Iglesia que se encuentra en una gruta que la historia dice que unas gotas de leche de la Virgen María mientras amamantaba al Niño Jesús se derramaron y cambió el color de la gruta a un color blanco.

Vamos bajando poco a poco para volver a coger el bus de regreso a Jerusalén. Belen es una población musulmana, con suficientes motivos para ir a visitarla.

A la vuelta volvemos a tomar el bus en el mismo lugar que nos dejó. Pero esta vez a medio camino, para en un control. Algunas personas se bajan del autobús y otras permanecen sentadas. Nosotros permanecemos sentados. Suben dos policías con dos enormes rifles y revisan a todos el pasaporte. Luego bajan, y las personas que bajaron se van subiendo enseñando la documentación a los policías en la puerta del bus, y así van subiendo. Suponemos que las personas que bajaron sean Palestinas, pero no lo tenemos muy claro, ni logramos entender porque unas personas bajan del bus. Esto es otro detalle de la tensión que se respira en toda la zona.

Al volver a Jerusalén, aprovechando que nos deja en la Puerta de Damasco vamos a visitar el barrio Ultra Ortodoxo de Mea Shearin. Es el barrio más típico de los Judíos Ortodoxos, y la visita es impactante. Verás familias enteras vestidos de una forma de lo más tradicional. Y te sientes un poco extraño, ya que eres demasiado observado y no es muy grata tu presencia. Pero si no lo visitas, no te puedes hacer una idea de cómo siguen viviendo una comunidad tan grande, ajenos de la vida exterior.

Volvimos a la puerta  Jaffa. Desde allí según entramos, giramos a la derecha, que hasta entonces no habíamos ido por esa zona. Aquí se encuentra el barrio Armenio, el más pequeño de todos los barrios de la ciudad vieja. Pero tiene muchos motivos para visitarlo.

A la altura de la Puerta de Sion, se encuentra la joya de este barrio. Por un lado se encuentra la Catedral de Santiago, construida en el siglo XII sobre una Iglesia bizantina.

También se encuentra un lugar muy Sagrado para los judíos ya que se encuentra la Tumba del Rey David, Rey de los Judíos.

Seguimos nuestro camino y nos introducimos entre las calles de la Ciudad Vieja.

Empieza anochecer y decidimos ir al Monte de los Olivos para ver atardecer desde allí. Por supuesto no estamos para andar tan lejos, y tomamos un bus. Volvemos a salir por la puerta de Damasco, y según sales, giras a la derecha y a 100 metros aproximadamente se encuentra la estación (no es la misma que va a Belén, aunque están muy cerca). Y ten cuidado no te la pases, ya que no se ve muy bien. Está en la otra parte de la carretera, un poco escondida. El bus que debes coger es el Número 275. El billete cuesta 4,70 Shéquel. Te deja casi en los miradores. Y desde allí podemos contemplar la puesta de sol y el anochecer.

Se levanta un fuerte viento que desde lo alto se nota muchísimo y después de un día caluroso, se pone fresquito, tanto que nos tenemos que ir antes de lo previsto. Pero mereció la pena. Así que volvemos a coger el bus enfrente de donde nos dejó y volver a la puerta de Damasco. Solo queda buscar algún sitio para cenar y terminar el día.

Encuentra los mejores precios en alojamientos en Jerusalén

El vuelo tanto si vuelas a Tel Aviv (Israel) o Amman (Jordania) lo puedes encontrar con antelación sobre 300€. Si tienes suerte lo encontrarás directo, pero si no lo más habitual es hacer escala en Turquía.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Israel es el Séquel. Un séquel equivale más o menos a 0,24 €.

La moneda oficial en Jordania es el Dinar jordano. Un dinar equivale más o menos a 1,15 €.

En Israel el idioma oficial es el hebreo y el árabe.

En Jordania el idioma oficial es el árabe.

Aunque en ambos países el inglés es un idioma muy hablado, con el que podrás moverte con facilidad.

Me sorprendió en Israel la cantidad de Judíos que hablan el castellano, debido a la amplia comunidad sefardí que todavía conserva el idioma.

Este artículo forma parte de nuestro viaje por Israel y Jordania

Publicaciones relacionadas

Deje su comentario