GRANADA: Volcán Masaya, Pueblo Masaya

Visitando la “Boca del Infierno”

Ya que se nos complica cada día más ver el Volcán de noche, decidimos hoy ir a intentar verlo de día. Para ello, no necesitamos ir con ningún vehículo, al contrario que por la noche. Cogemos un Bus en la calle Vega, que es la que baja de la plaza de la Catedral al mercado, y a 50 metros está la estación.

Cogemos el bus que va a Managua, y le decimos al hombre que nos pare en la  entrada al Volcán (25 córdobas). Llegamos poco antes de las 9 de la mañana que es la hora que abren. Hablamos con el guarda, y nos dice que esa noche ha habido un terremoto de 5,8 y que no sabe cómo estará el Volcán, que cuando vengan los trabajadores decidirán si nos dejan subir (parece que todo se pone en nuestra contra). A las 9:30 deciden abrir el parque.

Para subir necesitas ir en vehículo. Hay tres buses del propio parque que te suben a unas horas, pero siempre hay gente que se ofrece a subirte pagándoles 100 córdobas. La entrada vale otros 100 córdobas. Nosotros decidimos subir con un señor, ya que los horarios de los buses no nos convencían.

Según vas ascendiendo, el paisaje se vuelve árido, ves huellas de erupciones pasadas, con rocas volcánicas. Puedes incluso guiarte por el humo que desprende el volcán.

El Parque Nacional Volcán Masaya comprende un área de 54km² que incluye dos volcanes y cinco cráteres. Los volcanes han hecho erupción en variadas ocasiones y antiguamente atemorizaron a indígenas y conquistadores españoles. Los españoles bautizaron al volcán activo “La Boca del Infierno“. En el siglo XVI pusieron “La Cruz de Bobadilla” (por el Padre Francisco Bobadilla), en la boca del cráter para exorcizar al demonio.

Te aconsejan no estar arriba más de 15 minutos, ya que los gases con azufre que desprende el volcán son bastante perjudiciales para el organismo. Hay días que el humo que sale es bastante denso que no puedes apreciar la lava.

Al final lo conseguimos y logramos ver la lava, todo un espectáculo de la naturaleza, muy impresionante. Aprecias el río de lava, incluso como las olas de lava golpean los laterales. No defrauda para nada. Nos vuelve a bajar el señor, parando en el museo, donde te explican todos los volcanes que se encuentran en el parque y su historia.

Ya en la salida, paramos un bus, que nos lleve a Masaya. Es una autovía y tienes que parar a los buses, sino ellos no paran y luego preguntarles a donde van. Nos montamos en un bus que iba a reventar de gente, pero esto es muy normal en Nicaragua.

Masaya es conocida como “Ciudad de las Flores” y “Cuna del folklore nicaragüense”.  Estos nombres le fueron puestos por ser la ciudad donde se cultivan las flores que se venden en el resto del país y por el componente cultural de la ciudad, de donde han nacido varias danzas y bailes tradicionales así como la mayoría de las artesanías. Así que no debes perderte el Mercado Viejo de Masaya, donde podrás conocer un bullicioso mercado nicaragüense especializado en artesanías y productos turísticos.

También puedes visitar el Mercado Nuevo, donde podrás observar la cotidiana vida nicaragüense.

Arquitectónicamente Masaya tiene monumentos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, o La Iglesia de San Jerónimo.

Luego, para volver a Granada, salimos a la carretera, y paramos otro bus que nos llevará de vuelta a Granada (20 córdobas). Por la tarde vuelve a caer otra tormenta, que no duró mucho, pero cayó mucha agua, con tormenta eléctrica.

La entrada a Nicaragua se suele hacer por su capital Managua.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en Nicaragua es el Córdoba. Cien Córdabas equivale más o menos a 0,60 €.

En Nicaragua el idioma oficial es el castellano. Pero en las zonas turística es frecuente que la gente hable inglés.

Publicaciones relacionadas

2 Comments

  1. Anonimo 2 diciembre, 2018 en 7:26 pm - Responder

    Que gran experiencia ver la lava como en los documentales de la televisión, tiene que ser una gozada, yo no he tenido la suerte de ver ningun volcan así, pero me encantaría.

    • ViajaConNosotros 2 diciembre, 2018 en 9:12 pm - Responder

      Hola:
      La verdad que es una gran experiencia que te costara olvidar. Es uno de los fenómenos naturales mas impactantes que hemos visto, por eso nosotros lo visitamos de noche y de día. Ojala algún día tu también lo puedas ver y puedas disfrutar de este gran espectaculo de la naturaleza que tanto te gusta.
      Saludos.

Deje su comentario