PEKÍN:  Ciudad Prohibida, Plaza Tiananmén, Parque Jingshan

La Capital del gitante Asiático

Salimos de Madrid a las 11 de la mañana. Vuelo directo a Pekín por menos de 500 € con la vuelta desde Shanghái (esta vez con escala en París). La compañía con la que volamos es Air China. Ahora mismo volar a China es bastante barato. Puedes volar por este dinero a bastantes lugares del país y muchos de ellos con vuelo directo.

Llegamos a Pekín a las 5 de la mañana. Mientras que pasamos el control y recogemos las maletas son ya las 6. Nos decidimos a coger un taxi, y vamos a la parada del aeropuerto. Hay un hombre organizando los taxis y nos piden 300 yuanes. Nos parece muy caro, pero no estámos dispuestos a negociar. Así que marchamos a coger el Airport Express que ya estaría abierto y cuesta 25 yuanes, y luego coger el metro para ir al hotel. La parada de metro queda un poco lejos de nuestro hotel, y ya nos hacemos una idea de lo grande que es esta ciudad. Cada parada de metro está muy lejos  una de otra. Llegamos al Beijing Sha Tan Hotel, no es que sea gran cosa, pero está muy bien situado, al lado de un Hutong, con todos los servicios que puedas necesitar, y puedes ir a la Ciudad Prohibida incluso andando.

Dejamos las maletas en el Hotel y empezamos a ver está gran ciudad. Lo primero que hacemos es ir a la Ciudad Prohibida.

Nos vamos andando que habíamos visto en un mapa que estaba cerca, pero las pequeñas distancias en esta ciudad, son algunos Kms. La Ciudad Prohibida es un conjunto de edificios palaciegos, por donde han pasado 24 emperadores en más de 500 años.

Tiene muchísimos edificios con grandes patios entre ellos.

Te llevará algo de tiempo su visita, además el complejo es uno de los atractivos turísticos más importantes de China y hay miles de turistas.

Al salir te encontrarás de frente una colina, conocida como el Parque Jingshan.  Si subes a lo alto de ella, podrás tener las mejores vistas panorámicas de la Ciudad Prohibida.

A continuación se encuentra la plaza de Tiananmén. La plaza es mejor verla antes que la ciudad prohibida, ya que ésta última se encuentra a continuación de la plaza. Es una enorme plaza (la más grande del mundo), la cual ha sido escenario de numerosos acontecimientos históricos, como las famosas protestas de 1989.

Estando viendo la plaza, no sé qué ha pasado y la policía comienza a desalojarla. Queda vacía y policías en motos pequeñas se ponen a buscar algo en la plaza. Una cosa que nos sorprendió en todo el país es el exceso de seguridad que hay, muchísimos controles en el metro, en los monumentos. Lo que no sé si es con razón o sin ella. Nosotros decidimos marcharnos.

Nos dirigimos a una estación de tren, ya que todos los tickets de tren los hemos comprado, pero no tenemos los billetes todavía, y tenemos que recogerlos en una estación. Decidimos ir a por ellos, y así revisarlos el primer día por si hay cualquier problema, para que nos de tiempo a solucionarlo.  Y de aquí nos vamos al hotel, a hacer el check in, que todavía no lo habíamos hecho. Salimos a cenar y a dar una vuelta por los alrededores del hotel.

Ahora mismo los vuelos a China son muy económicos. Volar a Pekín es muy barato y además puedes coger vuelos directos. A otra ciudad de China seguramente tengas que hacer escalas, pero también son muy económicos. Nosotros volamos directos a Pekín, y al volver desde Shanghai haciendo escala en París. Ambos trayetos por menos de 500 €.

Aquí puedes encontrar las mejores ofertas en vuelos.

La moneda oficial en China es el Yuan. Cien yuanes equivalen más o menos a 12 €.

El idioma oficial en China es el Chino Mandarín, que es el más utilizado. Pero es un país que tiene muchos dialéctos.

Nosotros llevamos un traductor en el móvil y en algún sitio no se enteraban con el traductor. Deducimos que hablaban otro dialécto.

2018-02-08T19:08:33+00:00 Etiquetas: , |

Deje su comentario